La indefensión del lobo en Guadalajara

El Proyecto Lobo-Voluntariado Nacional para el Censo del Lobo Ibérico detecta, contra todo pronóstico, reproducción en el único y mermado grupo de lobos de Guadalajara y solicita a la administración medidas inmediatas de protección.

Hemos detectado la presencia de una loba recién parida en las estribaciones más orientales del Sistema Central, entre Atienza y Sigüenza. Los dos miembros de la pareja reproductora parecen haber sobrevivido a los desgraciados hechos del pasado año. El trabajo de campo se ha llevado a cabo con la máxima discreción; la observación de la hembra ha tenido lugar a una distancia prudencial del área de cría sin interferir lo más mínimo en los animales.

Se ha decidido hacerlo público tras el desastre acaecido en 2016, cuando la mayor parte del grupo fue exterminado presuntamente por disparos o envenenamiento. Hasta la fecha la administración regional no ha sido capaz de esclarecer lo sucedido. Así pues, la noticia sólo nos lleva a la cautela y el pesimismo: los escasos lobos alcarreños se encuentran en un estado de indefensión total frente a la persecución humana, motivada por la indolencia de una administración que incumple sistemáticamente las leyes europeas y autonómicas.

Consideramos que la actual situación extrema requiere la adopción inmediata de una serie de medidas concretas para la protección del lobo:

– Es imprescindible la redacción, aprobación y ejecución de un Plan de Recuperación de la especie en la provincia(obligatorio desde 2004) así como el cumplimiento de la legislación regional sobre especies protegidas, ya que el lobo ibérico está incluido en el Catálogo Regional como especie en peligro de extinción desde 1998.

– Declaración de ZEC(Zona Especial de Conservación) del territorio de los lobos, según obliga la Directiva Hábitats, con la consiguiente adaptación e integración de los usos humanos en la restauración y conservación del hábitat de la especie prioritaria.

– Debe ejecutarse un plan de prevención y vigilancia exhaustiva contra el veneno en el territorio de los lobos, ya que el veneno es un problema recurrente en varios cotos de caza de la provincia.

– Solicitamos igualmente la declaración de área crítica en todo el territorio de la manada con exclusión de caza, de manera que se garantice su tranquilidad durante todo el año.

– De igual manera es imprescindible la vigilancia exhaustiva de todas las modalidades de caza, incluidas las nocturnas: durante el último año de trabajo hemos detectado continuamente caza menor y monterías sin vigilancia en zonas con presencia de lobo, incluyendo aguardos de corzo estos días en plena área de cría del grupo.

– Valoramos como innecesarias y peligrosas las políticas de captura con lazos y cepos para el marcaje con collares GPS, como la campaña llevada a cabo el pasado año 2016. Estas actuaciones no tienen justificación científica razonable y son violentas, estresantes y peligrosas para los lobos. La colocación de collares a los individuos para peritar ataques al ganado o para la persecución del furtivismo es contraproducente, ya que convierte a estos lobos en objetivo de los cazadores furtivos que seleccionan lobos con collares y hackean las frecuencias para hacer daño a la investigación y a la especie.

– Suspensión inmediata de la alimentación artificial de los lobos por parte de la administración. Hemos constatado que ésto se realizó con este grupo de lobos el pasado año y se realiza actualmente junto al área de cría con restos de animales salvajes y domésticos, provocando graves alteraciones en el comportamiento de los lobos(aumento de la querencia por el ganado por habituación, ruptura de la jerarquía de la manada y del aprendizaje en la caza de presas silvestres, etc.)

Estas medidas son de extrema urgencia dado que el lobo lleva más de veinte años intentando establecerse en la provincia y no lo ha conseguido: todos los grupos anteriores han sido muertos sistemáticamente por la caza y el veneno. Pese a que el lobo está estrictamente protegido al sur del río Duero y está catalogado como “Especie Prioritaria” en la Directiva Hábitats de la Unión Europea, en Guadalajara nunca se ha desarrollado el obligatorio Plan de Recuperación.

El lobo ibérico es una especie clave para el equilibrio ecológico y su presencia en los ecosistemas de Guadalajara es hoy indispensable para su correcto funcionamiento natural, debido a su papel como regulador de las poblaciones de ungulados salvajes. En nuestra provincia existen varios espacios naturales protegidos con una alta potencialidad por la existencia de poblaciones ungulados salvajes donde el lobo puede y debe vivir: Sierra Norte, Alto Tajo, Parameras y serranías de Molina. La administración regional tiene la obligación legal y el imperativo moral de poner fin al desamparo del lobo y garantizar su prosperidad en nuestro territorio.

Para lograr estos objetivos es indispensable que la sociedad de Guadalajara se involucre y se vuelque en el esfuerzo de conservación, haciendo ver a la administración de Castilla-La Mancha que se deben tomar medidas eficaces para la protección del lobo en Guadalajara.

Queremos agradecer a los guadalajareños, tanto del medio rural como del urbano, la impagable ayuda, simpatía y apoyo que están brindando a nuestro proyecto, así como felicitar a los Agentes Medioambientales por su trabajo, profesionalidad e interés en la protección de la especie a pesar de la carencia de medios humanos y materiales y la falta de apoyo institucional.

Finalmente, destacamos que el proyecto de voluntariado de Guadalajara se ha configurado como una herramienta potente de formación y especialización para el conocimiento del lobo y la biodiversidad, y para informar a la sociedad de los hechos más relevantes que se observen. El proyecto también tiene la vocación de colaborar con la administración de Castilla-La Mancha en el ámbito de conservación del lobo y la biodiversidad.

 

Fuente y firma:

Proyecto Lobo – Voluntariado Nacional para el Censo del Lobo Ibérico y Evaluación del Estado de sus poblaciones.

 

Este proyecto de Ciencia Ciudadana nace en 2015, impulsado, coordinado y dirigido por Fernando Palacios y Ángel Manuel Sánchez desde el Departamento de Biodiversidad y Biología Evolutiva del Museo Nacional de Ciencias Naturales de Madrid(MNCN-CSIC)

Contacto: censo.lobo.iberico@mncn.csic.es

Web: https://censoloboiberico.org

 

Anuncios

EN DEFENSA DEL LOBO IBÉRICO JUNTO CON EL LIBRO DEL CAMINO BALAT HUMAYD

La Sociedad Geográfica del Guadarrama presenta, el próximo jueves 25 de mayo en Guadarrama (Centro Alfonso X El sabio a las 19,00 horas), el libro del camino Balat Humayd a través de la Sierra de Guadarrama. (Más info sobre el camino aquí).

Al final de esta presentación se dará a conocer el proyecto de Defensa del Lobo Ibérico, gestado entre la Sociedad Geográfica del Guadarrama, el grupo de investigadores Censo del Lobo Ibérico y Fapas, entre otros amantes de esta especie tan amenazada.

Puesto que éste es un libro de marcado carácter histórico y caminero, el autor y la Sociedad Geográfica del Guadarrama, estrechamente vinculados a la defensa del patrimonio histórico y natural como un legado único y siempre unido, han acordado destinar los fondos que les correspondan por la venta de este libro a la defensa del lobo ibérico.

Tras estudiar las campañas de defensa de la naturaleza de diversas asociaciones ambientalistas y animalistas de nuestro país, la Sociedad Geográfica del Guadarrama ha establecido una serie de prioridades en la defensa de esta especie salvaje. El lobo está siendo sometido de nuevo a una campaña de exterminio premeditado por parte de cazadores “legales”, cazadores furtivos, ganaderos y diferentes administraciones del noroeste y norte de España. Por ello, este proyecto trabajar sobre cómo minimizar los daños producidos al ganado por los ataques de lobo, tanto con medidas efectivas de pastoreo como con indemnizaciones bien gestionadas, en vez de con la matanza indiscriminada de lobos.

Parte de los fondos de este proyecto se destinarán a financiar actuaciones legales contra este delito ambiental, ya provenga de particulares o de cargos públicos, tanto en estancias españolas como en la europea.

El lobo ibérico ya estuvo a punto de desaparecer de nuestro país en los años 70, cuando la mayor conciencia que imperaba en el campo era la de una economía de subsistencia y muy cortoplacista. Afortunadamente, tras estos años, la especie se pudo recuperar y la sociedad española ha evolucionado. Existen nuevas leyes de protección ambiental, nos ampara el derecho comunitario y muchos jueces ya entienden que el medio ambiente es una riqueza global y de futuro. Sólo hace falta que las administraciones donde hay lobo también lo entiendan o que la justicia obligue a que así lo vean.

Por todo ello, la Sociedad Geográfica del Guadarrama está alcanzando acuerdos con destacados defensores de esta especie emblemática para aunar esfuerzos, tanto humanos como económicos.

Una de las primeras campañas de la Sociedad Geográfica del Guadarrama consiste en conseguir más recursos para los profesionales y voluntarios del organismo Censo Lobo Ibérico (compuesto por cerca de 800 voluntarios y biólogos e investigadores), con el fin de obtener, en un plazo de 18 a 24 meses, informes científicos concluyentes sobre el verdadero estado de las poblaciones de lobo al norte y al sur del río Duero. Con dichos informes se demostrará el perjuicio para el ganado (con mayores ataques cuando los grupos loberos se rompen por estas matanzas y se encuentran con problemas para cazar) y para el medio ambiente, que suponen estas cacerías indiscriminadas e incontroladas de lobo. Y, a partir de aquí, el objetivo es conseguir que las leyes se respeten, tanto en lo que respecta a indemnizaciones como a controles legales de poblaciones, sin más matanzas indiscriminadas, cuyo único destino ha de ser la condena judicial de todos cuantos intervengan, ya sea desde los despachos o desde los puestos de caza.

Otro objetivo de esta campaña será intentar esclarecer el destino de los fondos destinados a indemnizar a los ganaderos afectados por ataques de lobo. Y conseguir que lleguen a sus verdaderos destinatarios, tan a menudo privados de este derecho, y por ello conducios a soluciones drásticas y delictivas.

Asimismo, se insistirá en ayudar a este colectivo en lo que respecta a las prácticas necesarias para un pastoreo eficaz en zona lobera; y, por supuesto, en las gestiones necesarias para que las citadas indemnizaciones de las diferentes administraciones lleguen a los afectados, en el plazo y cantidad que merecen.

“No aplaudo, que los maten a todos”

Artículo publicado por Andrés Barrio originalmente en Rioja2.com.

“No aplaudo, que los maten a todos” esta fue la frase que escuché ayer, de la persona que se sentaba a mi lado, en la charla que dio Luis Miguel Domínguez “Lobo-Marley” en Logroño, invitado por los compas de Amigos de la Tierra.

En un momento de la charla, un cazador decidió levantarse y dejar bien claro que “él nunca mataría un lobo”… ni un águila, ni un zorro, ni ningún animal fuera de la caza deportiva que él disfrutaba, algo que le honra y que nos acerca a un uso responsable y sostenible del medio natural por todos y todas las que disfrutamos de él.

Pero este acto de valentía y sinceridad no contó con el apoyo de parte del público que allí nos congregábamos. Algunas personas no vinieron a escuchar y aprender, sino a no dejarse convencer y dejar claro que los argumentos se la ‘bufan’ y que lo que quieren es “matar al lobo”.

Cuando este cazador dijo aquellas palabras, el público se arrancó con un cerrado aplauso. En ese momento, la persona que se sentaba a mi lado no pudo se pudo contener y espetó un “No aplaudo, que los maten a todos”. Esta persona se pasó toda la charla chistando, gruñendo y moviéndose de forma incómoda a cada palabra, a cada argumento o a cada ejemplo que Luis Miguel iba desgranando. La evidencia empírica y científica de que el lobo es un beneficio para todos y todas le incomodaba y le hacía sentir odio por los que allí estábamos, él tenía un posicionamiento adquirido y heredado desde generaciones pasadas y no iba a permitir que una panda de melenudos se lo cambiara.

Este buen cristiano llegó a sonreír y asentir con la cabeza cuando Luis Miguel contaba con aflicción como él no puede ir a ciertos lugares de Asturies o Galiza porque está amenazado de muerte, contaba cómo en ciertos lugares, si lo reconocen, el final puede ser trágico. Lo hizo cuando Luis Miguel aludía a la pena de cárcel que él y otros compañeros tienen pendiente de juicio por quitar unas postas ilegales para cazar lobos. En definitiva, este hombre con el que nos une muchísimo más de lo que nos separa, odiaba al naturalista, al defensor de lo que es de todos y todas, por defender nuestro patrimonio y nuestra naturaleza. ¿Por qué?

Pero la cosa no quedó aquí, la charla llegó a un punto absolutamente desagradable cuando un exalcalde de Las Viniegras, que no es ganadero ni vive en su pueblo, al que únicamente se acerca a disfrutar de su casita en la sierra los fines de semana, pidió la palabra y le dijo de forma directa a Luis Miguel “Nos quieres echar de nuestro pueblo”…  Así como lo oyen,“Nos quieres echar de nuestro pueblo”, porque para él, el lobo, sin existir y llevando décadas fuera del alto Najerilla, es el factor determinante que puede acabar con la vida en sus pueblos.

Este exalcalde, que mucho tiene que decir de por qué el mundo rural se muere, obvió que cuando más vida tuvo su pueblo y los circundantes, que cuando los Cameros eran el motor económico de Rioja y la gente no tenía que irse a la ciudad a buscarse la vida, era cuando había lobos, que era en los siglos XVIII o XIX cuando las urbes se alimentaban de los pueblos. Entonces también había lobos.

Este exlacalde obvió que lo que de verdad ha matado al Pueblo es su partido al cerrar las escuelas y los consultorios médicos, que lo que de verdad ha matado la economía rural es la carne congelada de Nueva Zelanda o Argentina, que lo que acabará con la agricultura y la ganadería riojana serán los tratados de Libre Comercio (CETA, TTIP) que llenarán nuestros mercados de carne hormonada e hipersubvencionada de las Américas y de cereales transgénicos  en manos de los Monsantos de turno. Ni una palabra de los mercados de futuro que bloquean y desbloquean cosechas para tirar los precios, de intermediarios y aseguradoras que estafan a nuestros ganaderos, ni una palabra de las grandes superficies que extorsionan y chantajean a nuestros agricultores. ¿Por qué?

Lo último que ya llegó a ponerlo todo patas arriba fue una estúpida discusión entre un ganadero y un joven zoólogo. La sala se levantó, hubo insultos y los amigos tuvieron que sujetar a los deliberadores. Se debatía si los buitres atacaban a piezas vivas. Y no, los buitres no atacan a piezas vivas, pero joder, por qué no puede ocurrir de forma puntual, por qué no lo comentamos de forma didáctica como algo de lo que aprender, lo que nos dice la zoología y lo que un hombre de campo ha visto puntualmente. ¿Por qué?

Lo vivido ayer en Logroño puede definirse como “Las dos Españas”, pero me niego, no existen ni tal vez existieron “Las dos Españas”, porque los que allí estábamos éramos los mismos y las mismas personas con los mismos problemas y los mismos enemigos, entre los que no se encuentra el lobo.

El problema es cuando, desde ciertos grupos de interés, nos hacen cambiar el foco y buscan un “enemigo externo”, algo que nos haga perder la óptica necesaria para analizar la realidad para que no nos volquemos en atacar lo que nos desposee de nuestra riqueza y nuestra forma de vida. Para que nos enfrentemos entre nosotros a través de falsas verdades, debates estériles y nos impida luchar contra el poder, que es el mismo que nos hizo enfrentarnos en guerras fraticidas en el pasado, usando la religión, la nación o cualquier concepto etéreo y visceral, fácilmente maleable y por el que seamos capaces de decir “No aplaudo, que los maten a todos”.

Busquemos otro concepto, busquemos el “Enemigo Común”, analicemos la realidad. Porque no hay derecho a que un naturalista no pueda ir a un bar en ciertas zonas, mientras que el jefe de Gas Natural puede pasearse por Sotés o Daroca después de instalar dos pozos de extracción de gas sin que se conozca claramente su interés ni qué quiere conseguir, poniendo en peligro nuestra seguridad hídrica e incentivando el cambio climático que tiene a nuestros pantanos en mínimos históricos. Haciendo que en toda la zona ya no se vean animales salvajes a causa de la contaminación lumínica o que no haya creado ni un puesto de trabajo en los pueblos que ahora pone en peligro.

Me quedo con una frase que ayer dijo Luis Miguel Domínguez, “El lobo Ibérico está en el ADN de la Península Ibérica”, matarlo es matar una parte de nosotros y nosotras. Defendámoslo, protejámoslo. Porque con él defendemos nuestro ecosistema, el correcto desarrollo de la cadena trófica, del orden de los herbívoros, del control de plagas y enfermedades que afectan a nuestro ganado. Acabemos con el pago por muerte e incluyamos un verdadero “contrato territorial” que pague a nuestros ganaderos por estar en zona lobera y reclamemos su nombre para incentivar el turismo y el label de calidad, dejándonos de parques de paleoaventura con animales de plástico y huellas falsas. Defendamos lo nuestro, defendamos al lobo.

Petición ayuda a la expansión del lobo y oso en el cantábrico

FAPAS ha lanzado una petición en Change.org para pedir que se permita la expansión del lobo y oso en la cordillera cantábrica. Os dejamos la petición y el link para sumaros a ella. Firma la petición:

Los pueblos de montaña del Cantábrico han perdido a sus habitantes. Los escasos ganaderos en extensivo que persisten ven al lobo como la causa de sus males. Pero las zonas que lo erradicaron sufren el mismo declive. El problema es, con o sin lobo, la competencia de otras formas de producción de carne más rentable y la falta de vecinos para mantener servicios de transporte, sanitarios, escuelas, bares, etc.

El turismo rural es una alternativa económica potente. Pero el visitante demanda que los bellos paisajes estén habitados por las especies emblemáticas que hubo en ellos, como osos, quebrantahuesos, bisontes, lobos y demás fauna salvaje de cada ecosistema.

Pedimos a ganaderos y autoridades locales y autonómicas del Cantábrico que dejen a la fauna salvaje expandirse. Verán cómo los turistas de la naturaleza compensamos con creces el ganado que pueda matar el lobo y ayudará a la reconversión de la actividad económica de zonas marginales.

Quiero expresar mi apoyo al FAPAS (Fondo para la Protección de la Fauna Salvaje) en su labor de proteger el oso pardo y la naturaleza de todo el territorio Cantábrico y solicito que se les deje trabajar y su modelo de actuación a favor de la naturaleza sea apreciado y valorado.

Petición a Europa sobre la gestión cinegética del lobo en España

Un amigo del Voluntariado Nacional del Censo del Lobo Ibérico llevará el día 23 de marzo del 2017 una petición al parlamento europeo sobre la gestión cinegética del lobo en España.

La petición n.º 0560/2016, presentada por A. G. S., de nacionalidad española, sobre la gestión cinegética del lobo al sur del río Duero, es la siguiente:

El peticionario expone la planificación de la gestión de especies silvestres como el lobo en el Convenio de Berna sobre la conservación de la vida silvestre y el medio natural y en la Directiva 92/43/CEE. Dicha Directiva distingue el nivel de protección de esta especie cinegética dentro de la península ibérica sobre la base del río Duero: al sur de este, requiriendo una protección estricta, mientras que al norte dicha especie puede ser objeto de medidas de gestión. El peticionario pide que el término «gestión de especie» no sea sinónimo de explotación cinegética.

Se puede ver la petición y adherirse a ella en el siguiente enlace:

https://petiport.secure.europarl.europa.eu/petitions/es/petition/view/8661

 

Documental sobre el lobo, premio de naturaleza por NaturaHoy

El 8 de noviembre se entregaron los Premios a las 10 mejores ideas para salvar la naturaleza 2016 que entrega la revista digital NaturaHoy, especializada en naturaleza amenazada y especies en peligro de extinción.

Este año, uno de los premiados ha sido el documental Los Ojos del lobo, realizado por la Asociación Amigos del Lobo de Sierra Morena, que trata sobre los recuerdos y la historia del lobo en Sierra morena.

Una muestra más de que el tema del lobo está cada vez más presente en nuestra sociedad, lo que siempre es el primer paso para tomarse en serio su recuperación  y su compatibilidad con la ganadería.

 

¿Y si matar lobos no es la solución?

Ayer, un voluntario del censo me mandó una noticia de El Diario Montañés, que se puede ver aquí, sobre el ataque de lobos a 20 ovejas en Tudanca, Cantabria. Una noticia cuya lectura en profundidad plantea cuestiones interesantes.

Los lobos atacaron a escasos 100 metros de las casas del pueblo, matando a 16 e hiriendo gravemente a otras cuatro. Los mismos ganaderos aseguran que “jamás habían bajado tan cerca de las casas”. En este caso, según ellos mismos, los lobos se colaron por debajo de la malla ganadera que rodeaba el recinto donde las tenía guardadas.

captura-de-pantalla-2016-10-05-a-las-20-39-14

El Diario Montañés

captura-de-pantalla-2016-10-05-a-las-20-37-46

El diario Montañés

Las imágenes demuestran los daños y es comprensible el enfado de los ganaderos que dicen no estar en contra de la conservación del lobo pero sí hartos de que les maten a sus animales. Lo cual es comprensible.

Continuar leyendo