Categorías
Artículos

Triste historia de amor

El atropello de animales en las carreteras españolas acaba con la vida de miles de animales salvajes cada año.

Sandra Padilla Márquez

Esta es la historia de un domingo cualquiera en las carreteras de los alrededores de Madrid. Tráfico abundante, entre el que me encuentro conduciendo, cuando atisbo un cuerpo sin vida en el arcén. Decido parar y andar la carretera de vuelta hasta encontrarlo: tal y como me había parecido, se trata de una gineta (Genetta genetta). Admiro de cerca la belleza de este animal, tan complicado de observar en la naturaleza por sus hábitos nocturnos. Es una hembra, que si no fuese por el hilillo de sangre que recorre su nariz síntoma del terrible golpe sufrido, se muestra impecable, con ese pelaje que le caracteriza que parece dibujado a pincel. Preciosa.

Gineta atropellada
Gineta atropellada

Mientras observo con lástima e impotencia al animal, levanto la cabeza y descubro otro terrible acontecimiento: su pareja está a pocos metros en uno de los carriles de la autovía, destrozada.

Gineta atropellada

Estos animales, habitualmente solitarios, se emparejan por estas fechas con el fin de aumentar su familia. Y al poco tiempo de estar unidos, tomaron la fatídica decisión de cruzar juntos aquella carretera a la luz de la luna, por última vez.

Historias como estas ocurren a diario en nuestras carreteras. Ginetas, lobos, linces, zorros, corzos, buitres… pocas especies se libran. Los atropellos son una de las principales causas de muerte de nuestra fauna.

Zorro muerto en carretera
Foto: Mariano Valencia
Lobo iberico atropellado
Foto: Mariano Valencia
Tejón atropellado
Foto: Mariano Valencia
buitre leonado atropellado, muerto en carretera
Foto: Mariano Valencia

El hecho de hacernos más fácil la vida a las personas, construyendo más y más carreteras, en las que se puede circular a gran velocidad; sumado a la deficiencia en los pasos de fauna y vallado de autopistas y autovías, se lo ponen realmente complicado a nuestros animales.
Los pasos de fauna, ya sean sobre la carretera o inferiores, deberían permitirles atravesar sin dificultad estas barreras artificiales, especialmente en aquellas vías en las que cruzar supone una actividad de alto riesgo. Para ello se tendrían que adecuar con diferentes elementos que simulen la naturaleza (tierra y rocas en el suelo, vegetación, aislamiento acústico que atenúe el sonido de los coches, etc.).

paso de fauna A2
Paso de fauna sobre carretera A2. Fuente: La Vanguardia.
paso de fauna
Paso de fauna inferior. Fuente: Llorente & Díez.

Pero nada más allá de la realidad, pues los pasos son escasos, mal diseñados y en caso de que los haya, el nulo mantenimiento los hace a veces de tránsito complicado. Por otro lado, los vallados en autovías y autopistas, con frecuencia se encuentran deteriorados y tampoco cumplen su función adecuadamente.

paso de fauna
Abandono de paso de fauna en la carretera M-501 (Comunidad de Madrid). Foto: Julio Sánchez.

El resultado: el fin de nuestra pareja . Y el de miles de animales más al año.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .